14 mar. 2011

¿Creo o aparento?

Poco a poco fuimos sacando las cadenas que nos enredaban. Nuestras mentes se fueron dejando llevar por el momento y ya ni actuábamos por nosotros mismos. Simplemente fui feliz, porque no necesité nada, simplemente tenerte me llenaba, saber que ese momento por más pequeño que fuese fui tu único pensamiento, o quizás no, pero verte al lado mío, tu cara junto a la mía, sentir tu calor me abrigaba. No quería nada más que guardar ese momento para siempre, como una imagen que permanece por días, semanas, meses... años. Abrir los ojos y darme cuenta de que ya no era un sueño si no un hecho me reconfortó, sentir que te importé por más "objeto" tuyo que fui, me hizo feliz.