15 feb. 2013

anacronías II


Me despierto a medianoche, me siento sola, muy lejos, como a quinientos kilómetros, alejada de toda persona y de todo lugar, en las tinieblas, sin poder ver mi futuro mire hacia donde mire, y tengo tanto miedo que me entran ganas de gritar.

Porque nunca lo que yo quiero se hace realidad, nunca. Porque mi imaginación siempre es más grandiosa y más potente y mucho más placentera que la realidad. Ojalá viviese adentro de mi mente. Quiero dormir para siempre.

No hay comentarios: